Cómo el ecoturismo está revolucionando la forma en que descubrimos el mundo

Comment l'écotourisme révolutionne notre manière de découvrir le monde

¿Quién dijo que viajar no rima con preservar el medio ambiente? Gracias al ecoturismo , por fin podrás disfrutar siendo responsable y respetuoso con el planeta y las personas.

Nos salimos de los circuitos habituales y del tradicional turismo de masas para adentrarnos en lugares nuevos, más cercanos a la naturaleza y a quienes la habitan.

En este artículo descubre por qué y cómo el ecoturismo es una solución sostenible para el futuro, con consejos para ir de vacaciones de forma diferente .

En el programa, destinos de ensueño e inmersión en espacios naturales extraordinarios con actores del turismo local.

Adoptar nuevos hábitos para las vacaciones permite descubrir entornos destacables y únicos en espacios naturales.

Al elegir viajar de forma responsable , podrás vivir experiencias lo más cercanas posible a la biodiversidad, y así descubrir la fauna y la flora local.

Te llevamos con nosotros en este viaje de las mil y una maravillas, explorando las riquezas que ofrece la naturaleza y en compañía de actores turísticos que quieren cambiar las cosas.

Definir claramente el concepto de ecoturismo

Nacido en los años 1970 con el movimiento ecologista, el diccionario define el ecoturismo como un turismo centrado en el descubrimiento de la naturaleza respetando el medio ambiente y la cultura local.

El ecoturismo es una forma de turismo donde buscamos descubrir espacios naturales preservándolos. También es una cuestión de honor respetar a los habitantes de la región, sus costumbres y sus tradiciones.

Buscamos aquí preservar el patrimonio natural con el objetivo de minimizar los impactos ambientales y sociales, al mismo tiempo que promovemos aportes financieros solidarios.

Lejos del turismo de masas y del consumo excesivo, se trata de un enfoque responsable que respeta el medio ambiente y el patrimonio cultural.

El ecoturismo es la forma de comprender nuevos ecosistemas y al mismo tiempo desarrollar conocimientos sobre culturas y tradiciones típicas. Y si no existe una certificación oficial, algunas investigaciones permiten saber dónde y cómo realizar un viaje responsable.

¿Te preguntas cómo combinar turismo verde y programas vacacionales?

Sobre todo, optamos por actividades lo más cercanas posible a la naturaleza y que no aumenten la huella ecológica.

Senderismo, actividades acuáticas, bicicleta de montaña, escalada o incluso paseos a caballo le permitirán pasar tiempo en contacto con la naturaleza mientras descubre los alrededores.

Y para los que prefieran la relajación, déjense seducir por una clase de yoga al aire libre, un masaje con productos naturales o simplemente un baño en el punto de agua más cercano.

Porque las vacaciones siempre son un buen momento para aprender, el ecoturismo también rima con aprendizaje gracias a los cursos de inmersión total.

Dos días en la granja para descubrir los animales y el mundo agrícola, un retiro de bienestar o incluso un curso de emociones serán una excelente manera de vivir una experiencia respetuosa con el medio ambiente.

Para tener el menor impacto posible en el medio ambiente, optamos por medios de transporte respetuosos para llegar al lugar de vacaciones. ¿Por qué no quedarse en Francia y explorar sus regiones, cada una más bella que la anterior?

En realidad, se puede encontrar un cambio de aires a pocas horas de casa, como lo demuestran el Palacio del factor Cheval , el Colorado provenzal , el archipiélago de Glénan o incluso La Duna del Pilat .

En el lugar, viajamos con el medio de transporte preferido para el ecoturismo: ¡nuestras piernas! Por supuesto, las bicicletas, los scooters y todos los demás medios de transporte respetuosos con el planeta son bienvenidos.

Y para reducir tu huella ecológica durante tus viajes, piensa en los productos eco-responsables imprescindibles para llevar en tu maleta.

Los beneficios del ecoturismo para las personas y el planeta

El ecoturismo contribuye activamente a la protección del medio ambiente, de sus entornos naturales y salvajes y de los animales que allí viven. De hecho, gracias a actividades responsables y respetuosas, la huella ecológica es mínima o incluso inexistente.

Pero también es una excelente manera de concienciar y educar a los visitantes que descubren una nueva forma de viajar, alejada del concepto turístico tradicional.

Durante este viaje responsable , nos lanzamos a descubrir nuevos destinos, lejos de los caminos habituales y evitando zonas turísticas pobladas. Aquí tendemos a buscar espacios naturales, sitios patrimoniales locales o incluso parques y espacios naturales de la región.

Optar por el turismo verde significa abrir paso a una nueva forma de viajar y consumir. Participando activamente en la preservación del planeta, podemos dar ejemplo a las nuevas generaciones y educarlas en esta causa.

Si el turismo verde permite el desarrollo de espacios naturales, también es una excelente manera de participar en la economía local y apoyar a las poblaciones.

Tendemos a pensar que el ecoturismo se centra únicamente en la ecología y la protección del planeta, mientras que los beneficios para el ser humano también están presentes.

Se trata, ante todo, de un acto comprometido con una economía solidaria y equitativa que beneficie a los actores locales. Fomentando la producción local contribuimos a la creación de empleo, la lucha contra la pobreza y el desarrollo económico de una región.

Pero también es una forma de inyectar nuevos recursos financieros a proyectos medioambientales. Por ejemplo, los fondos podrían utilizarse para conservar un área natural, proteger una especie en peligro de extinción o incluso preservar la biodiversidad.

Ya sea para actividades, alojamiento o incluso para comer, elegimos en qué estructuras gastar nuestro dinero para estar de acuerdo con los valores del ecoturismo.

Por ejemplo, en GreenGo reservamos alojamiento auténtico con anfitriones responsables. Y pagamos un precio justo. La misión de esta plataforma es ayudarnos a viajar mejor y menos lejos.

Sin considerar el beneficio económico para las comunidades locales, es una excelente manera de construir vínculos sociales. Más allá de los proveedores de servicios que participan en tu estancia, se trata de conocer personas que comparten los mismos valores.

Es un poco como una inmersión profunda en una nueva cultura, donde experimentamos costumbres y nos beneficiamos de la transmisión de conocimientos con respeto, solidaridad y ética.

Por supuesto, para el placer de la vista, nos encantan los increíbles paisajes naturales que se esconden a la vuelta de la esquina, y que dejan maravillosos recuerdos.

Si este tipo de turismo es beneficioso para el planeta, el medio ambiente y los recursos naturales, también aporta beneficios al ser humano, tanto a nivel económico como social, pero sobre todo a nivel humano.

Y antes de partir, incluso podemos decir que el ecoturismo es una de las mejores formas de tener una conciencia profunda del mundo que nos rodea, una que nos abre los ojos a la importancia de preservar nuestros espacios, recursos naturales y a nuestros pueblos.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con un *

Este blog está moderado.